17 may. 2009

Eugene C. Perry

Características del Acuífero Regional de la Península de Yucatán Inferidas por la Química de Agua Subterránea


Eugene C. Perry, Department of Geology and Environmental Geosciences, Northern Illinois Univ, De Kalb, IL (eperry@niu.edu, 815 753 7935), Guadalupe Velazquez_Oliman, Cancun, Mexico, Adina Paytan, Institute of Marine Sciences, Santa Cruz, CA, Bianca Pedersen, Department of Geology, University of Wisconsin, Eau Claire, Eau Claire, WI and Niklas Wagner, Department of Geology and Environmental Geosciences, Northern Illinois University, DeKalb, IL.


La calidad del agua en la parte norte y centro de la Península de Yucatán esta siendo parcialmente afectada por la disolución de minerales de sulfato provenientes de material emitido del cráter de impacto de Chicxulub de hace 65.95 m. a. así como de evaporitas sobre yacientes. La disolución de sulfato también puede afectar la permeabilidad de las rocas subyacentes a la haloclina presente a nivel regional.
A pesar de que hay muy pocos afloramientos y núcleos de roca disponibles en la parte norte de la Península, las capas de eyecta y evaporitas pueden ser rastreadas a través de la relación isotópica de 87Sr/86Sr y de la relación SO4/Cl presentes en el agua subterránea. Los resultados de nuestros estudios sugieren que los depósitos de eyecta/evaporitas cubren grandes extensiones, principalmente al sur de Yucatán, Campeche y Quintana Roo; los cuales, han favorecido la disolución de la roca, y con esto, el movimiento de agua subterránea resultando en la erosión del subsuelo, y produciendo características geomorfológicas distintivas.
La composición isotópica de estroncio en el agua subterránea monitoreada con la infiltración del Huracán Isadora indica que se requiere de varios años o hasta décadas para que el agua subterránea se equilibre químicamente con los minerales de carbonato diageneticamente estabilizados en la parte norte de la Península de Yucatán. Esto hace la relación 87Sr/86Sr muy útil como trazador natural para inferir, de forma aproximada, la edad del agua subterránea y del grado al cual el agua subterránea se ha aproximado al equilibrio con las rocas del acuífero; estos datos son especialmente útiles cuando se usan en conjunto con las concentraciones y relaciones entre estroncio, cloro, y sulfato.
La presencia de la intrusión marina detectada en gran parte de la Península influye mucho en la extensión y calidad del agua subterránea de la Península. La química del ion estroncio y su relación isotópica en el agua delimitan una región en Quintana Roo, al noroeste de la laguna de Bacalar, que posiblemente se extiende al norte y este hacia la laguna de Chichancanab, la cual parece estar cubierta por una capa poco consolidada, de arcilla, y material de impacto conteniendo minerales de celestita procedentes del material de impacto de la Formación Albión. No hemos encontrado evidencia de la intrusión salina al sureste de L. Chichancanab. La parte oeste del lago de Chichancanab esta conectada con el estuario de Celestun, localizado en la costa noroeste de la Península, a través de fallamientos delineados por la Sierrita de Ticul y por el brazo oeste del anillo de Cenotes. La evidencia de esta aseveración se demuestra con las relaciones de Sr/Cl y SO4/Cl y de 87Sr/86Sr en el agua subterránea.
Estos datos pueden ayudar al manejo integral regional del agua subterránea en la Península de Yucatán, donde la población ha incrementando de manera exponencial, principalmente en la costa este.

No hay comentarios:

Publicar un comentario