18 may. 2009

Francisco Valdés Perezgasga

El Uso Insustentable del Agua en La Laguna


Francisco Valdés Perezgasga, Encuentro Ciudadano Lagunero,
fvaldesp@gmail.com
(871) 711-0656, B. Ezquerra 333, Ampl. Los Ángeles, 27148 Torreón, Coah.
Miguel Valdés Villarreal M., Encuentro Ciudadano Lagunero, (871) 718-1535, Río Volga 896, Col. Estrella, 27010 Torreón, Coah.
Página web: www.encuentrociudadano.com.mx


En La Laguna se asienta la cuenca lechera más grande de México. Casi medio millón de vacas producen siete millones de litros de leche para mercados del país y del extranjero. Según Hoekstra y Chapagain en México se requieren casi 2,500 litros de agua para producir un litro de leche. Esto ha resultado en el uso insustentable del agua, en acuíferos sobreexplotados, humedales desecados y ecosistemas riparios que desaparecen con celeridad.
En la Comarca Lagunera existen ocho acuíferos, la mayoría de los cuales han sido sobreexplotados. Se extraen del acuífero principal cada año 1088 millones de metros cúbicos (Mm3) de agua aún cuando sólo existen concesiones para extraer 700 Mm3 anuales. El 83% del agua extraída se destina a actividades agropecuarias, fundamentalmente para la producción de alfalfa y otros forrajes para las vacas lecheras. Las principales empresas que utilizan leche lagunera son Grupo Industrial Lala, Alpura y Nestlé. Menos de 2% de esa agua será usada en la industria y el resto en usos domésticos y urbanos. Al acuífero se recarga cada año con 518 Mm3 de lluvia y ríos. Esta situación ha hecho necesarios 5 decretos de veda, el primero en 1949 y los últimos dos en 1981. Ha habido también subsidios por parte de SAGARPA para hacer un uso más eficiente del agua, más esto no se ha traducido en un ahorro sino en la ampliación de las superficies de cultivo.
La sobreexplotación del acuífero y el represado de los ríos Nazas y Aguanaval –lo que disminuye las aportaciones al acuífero– han provocado un deterioro de la calidad del agua subterránea, que contiene concentraciones elevadas de arsénico. Una investigación de finales de los años 1990, encontró que sólo 5% de las muestras contenían menos arsénico que el recomendado por la Organización Mundial de la Salud para agua potable (10 μg/l) y que las concentraciones de arsénico alcanzaban 740 μg/l.
Esto ha generado tensiones y preocupaciones en los habitantes de La Laguna, pero no entre las empresas responsables o entre las autoridades encargadas del manejo del agua, del cuidado del medio ambiente o de la atención a la salud. Se han hecho propuestas: conservar las cuencas de los ríos Nazas y Aguanaval, reconstituir el ciclo hidrológico de estos ríos impidiendo la construcción de nuevas presas y operando las existentes con inteligencia, obligar a agricultores a extraer solamente lo concesionado e instaurar un régimen consensuado hasta llegar al equilibrio del acuífero.
El modelo de desarrollo en la Comarca Lagunera requiere ser modificado, de tal forma que cuide a las personas y a la naturaleza, siendo sustentable y asegurando la vida de las generaciones futuras. La situación actual es insostenible, atentando contra el derecho que tienen los laguneros y las laguneras del futuro a vivir y a desarrollarse sanamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario