18 may. 2009

Francisco Sandova

Política Ambiental: Conflicto Social e Hidro-diplomacia


Francisco Sandoval,
sandovaz@hotmail.com, Universidad Autónoma del Estado de Morelos, medioambiente.meu@gmail.com


El Agua como recurso necesario indispensable para la vida es de suma valía, de un valor inconmensurable por lo que la necesidad de preservar el recurso es un proyecto que trasciende a la humanidad misma. La única de las especias que aprovechan este recurso de forma conciente y simbólica, la que simboliza el agua que bebe, es la especie humana. Pero la conceptualización del agua crea en el ser humano una identidad con el recurso, más allá de su uso, ya que el agua le permite vivir en el mundo y conformar la cultura de la que le permite crear su mundo, la geografía humana es la geografía del agua.
Pero la sociedad humana se estructura con base al poder, el poder que deviene de privar a unas personas de los recursos que les son indispensables para vivir, para desarrollar su ser; es este sentido, en la medida que un recurso vital como el agua se convierte en un recurso escaso que se convierte en objeto de poder y origen de conflicto social. Los diferentes agentes sociales se enfrentan por asegurar el acceso y control de los recursos de los que depende la vida, una biopolítica se ejerce entonces mediante el control de estos recursos.
En este sentido, el agua se ha venido convirtiendo en un elemento de conflicto social, en la medida que el control sobre este recurso determina el futuro de los grupos sociales y de las personas. Los conflictos por el agua se han incrementado a medida que crece la población mundial, que el cambio climático altera los ciclos hídricos y que se contamina. Las personas luchan por preservar y aprovechar el recurso agua para asegurar su forma de vida, su forma de ser, en lo individua y lo colectivo.
Como recurso histórico, el agua ha dado forma a la historia de las sociedades humanas, cuando se altera las formas de propiedad y aprovechamiento del agua, los grupos que son desposeídos entran en conflicto con los grupos que impulsan las nuevas formas de privatización o aprovechamiento del agua.
Pero los conflictos por el agua son del tipo de conflicto que requiere una solución diferente a la solución que impulsa el poder y la fuerza; ya que como derecho humano básico, todo ser tiene derecho y necesidad de acceso a agua potable, por lo que los conflictos por el agua requieren un mayor esfuerzo a fin de generar las condiciones que les permitan a los diferentes usuarios un aprovechamiento seguro de este recurso.
La hidrodiplomacia abre entonces un nuevo capítulo en la búsqueda de soluciones a los conflictos por el agua, en la medida que los actores sociales se identifican y reivindican su derecho a ser sin negar a otros actores sociales el mismo derecho, el diálogo de saberes y la racionalidad comunicativa se encuentran en las bases de una hidrodiplomacia efectiva.
Líneas de Investigación: relaciones sociedad-naturaleza; cambio climático y resiliencia social




No hay comentarios:

Publicar un comentario