22 may. 2009

J. Estebán Castro

Gobernabilidad y Participación Ciudadana en la Gestión del Agua y Salud Ambiental


J. Estebán-Castro Newcastle University, United Kingdom. Ecología y economía política; diagnóstico y administración de los recursos hídricos. j.e.castro@newcastle.ac.uk, M.L. Torregrosa-Armentia, Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales. Ecología política; gestión del agua. marialuisatorregrosa@gmail.com, E. Troyo Diéguez Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste, S.C. Hidrología ambiental; planeación, abastecimiento y manejo del agua en zonas rurales, Programa de Agricultura en Zonas Aridas, CIBNOR, La Paz, BCS, México 23090, etroyo04@cibnor.mx,
e_troyo@hotmail.com, www.cibnor.mx


El agua es fuente y factor fundamental para el desarrollo y es imprescindible para generar desarrollo humano, económico y social, convirtiéndose en una grave limitante para las comunidades que no tienen acceso a ella. La relativa indiferencia o desatención de los programas y proyectos ecológicos y ambientales en las ciencias sociales es objeto de un debate académico actual, que en el caso de la temática de agua, trata de examinar mediante análisis específicos los usos del agua relacionados con los procesos sociales, como la principal referencia empírica. Algunos hidrólogos y economistas del agua proponen un concepto funcional del agua como recurso natural o activo eco-social, entendiendo por tal la capacidad que tiene el agua de satisfacer funciones económicas, sociales y ambientales, tanto de carácter cuantitativo como cualitativo. Lo anterior significa que el agua además de ser un activo, en el marco lógico del agua entendida como factor de producción, queda supeditada a la lógica del recurso entendido como activo eco-social. Bajo este enfoque, el agua no sólo es esencial para la supervivencia biológica, sino que es indispensable para el desarrollo y sostenimiento de la economía y de la misma estructura social. El agua no es sólo una mercancía, es un imperativo central de la supervivencia, del sostenimiento, de la continuidad eco-social y de la vida misma de la comunidad. En este contexto, a partir de la ecología política del agua, es necesario centrar los problemas específicos de investigación, que tengan la mayor relevancia para la comunidad internacional. En particular, se puede dar como supuesto que los principales obstáculos para el logro de los objetivos de desarrollo global para la sostenibilidad de los ecosistemas hídricos y la reducción en la desigualdad del agua y la inseguridad no son ni naturales ni tecnológicos. Sin pretender minimizar la importancia de la dimensión científica y tecnológica en la temática el agua, un punto de inicio para nuevos estudios se fundamenta en que la insostenibilidad de los ecosistemas hídricos y relacionados con el agua, la desigualdad y la injusticia, no son el resultado de la escasez de agua, la ausencia de científicos y conocimientos técnicos, o la falta de soluciones tecnológicas. Por el contrario, es necesario confirmar que el impacto asimétrico de agua relacionado con los altibajos y atrasos en el desarrollo, es principalmente sustentado por las condiciones socio-económicas, políticas, político-institucionales, y por los procesos culturales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario