23 may. 2009

José Luis Fernández Zayas

Vulnerabilidades de la energía al agua y viceversa

José Luis Fernández Zayas, Investigador del Instituto de Ingeniería, UNAM, Torre de Ingeniería, Piso 1 Sur, Ciudad Universitaria, Coyoacán 04510, México D.F., Tel. (55) 5623 3517; jfernandezz@ii.unam.mx; www.jlfz.org; Dirección Privada: Av. Bravo 108, La Paz, 23000 B.C.S.

En este trabajo se presenta el avance de una investigación que coordina el Consejo Mundial de Energía (WEC) como parte de un análisis de la situación que guarda el panorama mundial de energía, y una evaluación de las “Tres As” que integran la razón de ser de estos trabajos (accesibilidad, asequibilidad y disponibilidad) para una población que crece en número y en demandas. Se trata de identificar la vulnerabilidad del abasto energético como dependiente del desarrollo del sector hidráulico, aprovechando la característica única del WEC, organismo internacional con una muy amplia base de participantes en prácticamente todos los países del mundo.

Este trabajo es de especial importancia dado que aproximadamente la tercera parte de la energía del mundo se destina al tema del agua (incluyendo tratamiento y reúso, además del bombeo de extracción y transmisión), y como la tercera parte del agua se emplea en el sector energético, así que la relación entre el agua y la energía es muy íntima. Dado que la mayor parte de la población mundial reside en países en desarrollo, puede esperarse que las demandas de agua para generación eléctrica, así como las demandas de energía para extracción y transmisión, tratamiento y reúso de agua para las ciudades, el campo y la industria, crezcan simultáneamente en el futuro. En el caso de la energía, su reciente encarecimiento ha hecho posible la incorporación de nuevas fuentes como la solar y el viento. De modo similar se ha visto surgir nuevas fuentes de agua, que incluyen el tratamiento y reúso en muchos ciclos consecutivos en diversas partes del mundo desarrollado, la desalación del agua de mar y de fuentes salobres, y la condensación del agua atmosférica, entre otras.

En una visión de futuro, es probable que las fuentes alternas de agua y de energía ganen terreno, particularmente en los países en desarrollo, lo que presenta nuevos retos. Entre ellos, surge la cogeneración, que hasta ahora ha sido prácticamente ignorada en países como México, y que encierra la promesa de cantidades de energía muy significativas. Una visión moderna de sustentabilidad integral llevaría a que grupos de asentamientos, edificios de oficinas y empresas, procuren la autosuficiencia en agua y energía, lo que implica, entre otras cosas, sustituir importantes renglones de gasto por renglones de inversión en activos: transformar los pasivos en capital, una receta infalible para procurar el desarrollo sustentable. En este trabajo se presentan algunos ejemplos de éxito que demuestran la viabilidad de un desarrollo integral sustentable, y líneas de acción que probablemente adopte el WEC para impulsarlas a nivel de regiones y países de todo el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario