28 may. 2009

Olivier C. Barbier

Impacto de la Contaminación de Agua Potable con Fluoruros sobre el Desarrollo de Enfermedades Renales Crónicas y sobre el Desarrollo de Diabetes en México.



Olivier C. Barbier, Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del IPN – Sección Externa de Toxicología – Av. IPN # 2508, Col. San Pedro Zacatenco, Del. Gustavo A. Madero, 07360 México DF;
obarbier@cinvestav.mx, Teléfono: (55) 5747 3800 ext. 5407


En la Republica Mexicana, los niveles de flúor en acuíferos se han detectado en concentraciones por arriba de los límites que marcan los correspondientes criterios de calidad del agua sobretodo en los estados de Aguascalientes, Coahuila, Chihuahua, Durango, Guanajuato, Jalisco, San Luis Potosí, Sonora y Zacatecas. Se considera que más de 20 millones de mexicanos ingieren agua con concentraciones de F- superiores al valor normativo (1.5mg/l). La exposición crónica a flúor provoca causa daño a muchos órganos principalmente en el sistema esquelético y en dientes (fluorosis) pero también en la estructura y función de órganos como: cerebro, hígado, riñón y medula espinal. Por las características físico-químicas del flúor y por los datos obtenidos durante trabajos preliminares, se puede pensar que el flúor interactúa de manera muy fina con los mecanismos de regulación de la homeostasis (reabsorción de iones, minerales, oligoelementos, azucares a nivel de los epitelios intestinales y renales). Estos cambios fisiológicos podrían tener consecuencias graves en el balance mineral del organismo induciendo carencias en poblaciones frágiles (recién-nacidos, mujeres embarazadas, adultos mayores) y/o en poblaciones co-expuestas a otros agentes tóxicos (contaminantes en el agua, los productos alimenticios o en el aire que las hacen más sensibles a los efectos tóxicos del flúor).

Líneas de investigación: toxicología renal, biomarcadores tempranos de daño renal, mecanismos citotóxicos inducidos por metales pesados y fluoruros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario