23 may. 2009

Juana Enriqueta Cortés Muñoz

Uso Potable de el Agua de Acuíferos en Contacto con Zonas de Riego que Usan Agua Residual

Juana Enriqueta Cortés Muñoz (jucortes@tlaloc.imta.mx), Alejandra Martín Domínguez (Alejandra_martin@tlaloc.imta.mx, Cesar Calderón Mólgora (calderon@tlaloc.imta.mx), Instituto Mexicano de Tecnología del Agua.


Una amplia gama de microorganismos patógenos y contaminantes químicos pueden estar presentes en las aguas residuales y residuos sólidos. El conocimiento acerca de estos contaminantes (algunos regulados y otros llamados emergentes) y su impacto en programas de reuso es variado. Cuando se tiene la intención de utilizar para fines potables un acuífero que se recarga con agua residual por infiltración en terrenos agrícolas, se presentan cuatro retos importantes:

a) La determinación precisa de las concentraciones de compuestos orgánicos, principalmente los no regulados y emergentes.
b) La identificación de microorganismos patógenos y oportunistas de diferentes taxa.
c) Establecer un sistema de tratamiento de agua eficiente y económico para su potabilización d) Estimar y prevenir los posibles impactos que los residuos de la potabilización tengan sobre la salud pública y el ambiente.

Es importante señalar que se desconoce la eficiencia de los procesos de potabilización utilizados actualmente, en la remoción de los contaminantes emergentes, lo que pone en peligro a la población si no se toman medidas adecuadas al respecto.

El objetivo de la línea de investigación que se está llevando a cabo en el IMTA, con recursos propios de la institución, es el estudio de los mecanismos de remoción y/o transformación de contaminantes orgánicos, como los estrógenos en agua con fines potables, utilizando procesos de membranas y/o oxidación avanzada según sea el caso.

Para este fin se cuenta con laboratorios de análisis fisicoquímicos acreditados por la EMA, y un laboratorio muy completo de membranas que incluye, entre otros, equipos móviles de ósmosis inversa, nano y ultrafiltración, con capacidad para tratar hasta 1 L/s de agua.

El problema de la presencia de contaminantes emergentes debe ser abordado con el enfoque de riesgo sanitario, esto es probabilidad-prevención de efectos adversos a la salud pública y al ambiente, de aquí que se deban de tener tres componentes:

a) Tamizaje de los posibles contaminantes que llegan al acuífero procedentes del agua residual cruda, así como de los que se generan en el interior del mismo, como consecuencia de las actuales prácticas agrícolas y otras actividades industriales en la zona .
b) Identificación y cuantificación de contaminantes de interés, con base en criterios de riesgo a la salud pública y al ambiente, considerando indicadores bacteriológicos, bacterias patógenas y oportunistas, parásitos y virus, así como compuestos orgánicos regulados y emergentes.
c) Pruebas de tratabilidad, para contaminantes emergentes indicadores de aquéllos considerados prioritarios en el laboratorio y pruebas en el sitio seleccionado.

Inicialmente es necesario establecer grupos de contaminantes de acuerdo con sus características fisicoquímicas, tamaño y estructura molecular, con la finalidad de tener compuestos indicadores para las pruebas de tratabilidad en el laboratorio y en el sitio.

Una vez establecidos los contaminantes que pueden servir de indicadores de la presencia de contaminantes emergentes en un acuífero contaminado, el siguiente paso es determinar el tipo de tratamiento más adecuado para su remoción y disposición, tomando en cuenta que el uso requerido del agua es para consumo humano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario