13 may. 2009

Albores Arnulfo Del Razo

Arsénico Inorgánico en Agua para Consumo Humano: El Caso de México

Albores Arnulfo Del Razo, Luz María, Sección Externa de Toxicología, Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del IPN, Av. IPN 2508, San Pedro Zacatenco, México D. F. 07360, México, tel. 57473306, email: ldelrazo@cinvestav.mx

Existen varias áreas geográficas donde se han identificado concentraciones elevadas de arsénico inorgánico (Asi) en el agua para el consumo humano y agrícola como son: Baja California Sur, Chihuahua, Guerrero, Guanajuato, Hidalgo, La Región Lagunera en Durango y Coahuila, Jalisco, Michoacán, Morelos, Nuevo León, Puebla y Sonora. Se estima que la población potencialmente expuesta a Asi vía consumo de agua de las fuentes de abastecimiento es de ~2.0 millones de habitantes, con concentraciones que van, en algunas regiones de 30 a 590 µg/l, (Albores et al., 2009).

El Asi, principalmente de origen geogénico, contamina los suministros de agua para consumo humano por disolución natural, por el desgaste de las rocas y/o disolución de vidrios volcánicos y/o por actividades mineras. Otro origen de la liberación de Asi, que es de importancia menor y muy local, son las actividades antropogénicas, por ejemplo, debido a los procesos de producción de arsenicales para la industria electrónica, y para la agricultura.

Desafortunadamente cada vez existen nuevas áreas con potencial de contaminación a este metaloide y ni siquiera saben que están o pueden estar potencialmente expuestos a éste toxico tan solo por beber el agua ya que no se realizan evaluaciones sistemáticas en los acuíferos de todo el país. Esta falta de conocimiento respecto a la presencia del Asi y sus riesgos relacionados con la salud (cáncer, diabetes mellitus, problemas cardiovasculares y neurólogicos) merecen atención inmediata. Es una necesidad imperiosa el incluir la cuantificación del Asi como un parámetro estándar para cualquier análisis de agua destinada para el consumo humano.

Es fundamental que se comprenda que los problemas de salud que ocasiona la exposición a concentraciones no seguras del Asi genera una gran variedad de enfermedades crónicas que van a incapacitar a la sociedad, restringiendo su actividad laboral y que además requerirá de una incosteable atención médica. Los niños y las mujeres embarazadas, como población de mayor susceptibilidad, son el primer estrato de la sociedad que deben consumir agua con concentraciones de Asi menores a 10 µg/l. Además de la situación ética, donde la salud es un derecho inalienable, como miembro de la sociedad debemos buscar el identificar posibles fuentes de exposición a Asi para que en caso necesario se busque abatir los niveles del contaminante; a la larga esta medida será más económica que la que se tendría que invertir en paliar los graves efectos que a la exposición crónica a Asi causa.

Por lo tanto, todas las partes responsables deben de formar el mejor equipo humano para otorgar a la población, una mejor vida y un potencial desarrollo sustentable en aquellas partes del mundo en donde el agua de pozo contiene concentraciones de Asi no seguras. Este hecho obliga al acercamiento global y al intercambio de la información y de las experiencias obtenidas en las regiones donde el problema y su mitigación ya han sido estudiados y atendido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario