17 may. 2009

Enrique Guillermo Muñoz

La influencia de la variable política en la gestión del servicio de agua potable en México. El caso de la ciudad de Puebla, 1948-1999

Enrique Guillermo Muñoz, enriqueguillermo2@yahoo.com, El Colegio de Tlaxcala, A. C., Institucional: 0124646 47725 y 47726, ext. 203; Particular: 012222617919; Cel: 2223082314; Domicilios: Institucional: Melchor Ocampo No. 28, San Pablo Apetatitlán, Tlaxcala; Particular: 11 Ote. No. 5-7. S. P. Cholula, Puebla

La investigación de los problemas del servicio en México está dominada por los estudios que privilegian su explicación técnica, la cual puede sintetizarse en su preocupación exclusiva por la eficiencia. Éste énfasis ha llegado a negar la existencia de los actores de la configuración del servicio y de sus lógicas. Impulsando esta vía explicativa se ha llegado, incluso, a borrar del espacio de los posibles uno de los resultados de la acción de los actores: el conflicto.

Resultado de nuestra investigación en un periodo de 50 años, encontramos en la gestión del servicio en la ciudad de Puebla un caso revelador de que tras los problemas y las explicaciones técnicas de los actores, se esconden las verdaderas razones de un servicio insuficiente e ineficiente: las razones políticas. Mediante un juego de escalas el servicio revela que el carácter micro de la influencia política sobre su gestión puede revelar a su vez el funcionamiento de sistemas políticos locales y nacionales, cuya relación es el marco que determina los resultados ineficientes del servicio.

Tres momentos se cubren en el periodo. Encerrada la gestión del servicio en la paradoja de la continuidad por la política, el primero muestra cómo el sistema avilacamachista mantiene en la dirección de aguas potables a los Ingenieros Feldmann (padre e hijo) entre 1948 y 1975. Su financiamiento gozaba del apoyo directo del gobierno estatal y una configuración donde participaban empresarios a través de una Junta de Mejoras o directamente, como hacía G. Jenkins. Con el intento democratizador del gobierno federal y el desplazamiento de los poderes locales de los 70, vendrá una sucesión trianual de directores del servicio entre 1975 y 1983, todos universitarios como a nivel federal. En contradicción aparente, 1983, el año de la ley de descentralización marcó el regreso de la influencia del gobierno estatal al encargar al Senador Blas Chumacero hacerse cargo del servicio a través del Ing. Rosario. Ambos duraron a cargo hasta que el aumento de la presencia federal a través de gobernadores venidos "del centro", como el caso de Piña, necesitó apoyos en otros actores, como los empresarios que llegaron a la dirección del servicio en 1988, desplazando al representante de la CTM. La llegada de un presidenciable a la gubernatura, el Lic. M. Bartlett en 1993, nuevamente hizo del servicio una arena política al tomar la presidencia del organismo municipal del agua (SOAPAP). Al sentirse desplazado del Consejo directivo del servicio, el Ing. Hinojosa, primer presidente no priista (PAN), interpondrá una controversia constitucional en 1996 cuyo fallo, técnicamente a favor del gobernador, la Suprema Corte de Justicia de la Nación dará en 2001, cuando los actores en litis habían dejado sus puestos.

En medio de semejante politización, los problemas del servicio no pueden resolverse técnicamente. Entender y explicar este fenómeno es el objetivo primordial de esta investigación.

Líneas de investigación: agua potable y política, políticas públicas, gestión pública, actores, desarrollo urbano-regional.



No hay comentarios:

Publicar un comentario