14 may. 2009

Boris Marañón, Dania López

Hacia la Reglamentación de los Acuíferos Sobreexplotados: Una Experiencia Piloto Participativa en Guanajuato, México.


Boris Marañón, Dania López, Pimentel,
bolin88@servidor.unam.mx, Tel. Oficina: 55-56230100, ext. 42440, Cel. 5519215983, Instituto de Investigaciones Económicas, UNAM, Circuito Mtro. Mario de la Cueva, Ciudad de la Investigación en Humanidades, CP 04510, México, D.F.; Dania López Córdova, dania@hispavista.cl, Tel. Oficina: 55-56230100, ext. 42440, Cel. 5540690809, Circuito Mtro. Mario de la Cueva, Ciudad de la Investigación en Humanidades, CP 04510, México, D.F.


La propuesta persigue un proceso de experimentación social para regular de manera participativa las extracciones de agua subterránea en un acuífero sobre explotado. En relación a este problema, en México se han realizado diversos esfuerzos de reglamentación, sobre todo en el norte del país, que no han tenido, salvo una notable excepción (el acuífero de Santo Domingo), resultados positivos. La dificultad estriba en que el énfasis para la reglamentación ha sido de carácter administrativo y vertical, determinándose un tipo de intervención desde arriba que remarcaba los aspectos de disponibilidad, lamagnitud de la reducción necesaria para equilibrar el acuífero,
Los lazos considerados. En general no se planteaba un proceso participativo y deliberativo entre los usuarios para formular las soluciones más convenientes, que estuviera acompañado de una ruta descentralizadora y permitiera ampliar la capacidad de decisión de la sociedad, ni tampoco la necesidad de establecer soluciones que fueran más allá de la adopción de tecnologías de riego duras. Esto explica la dificultad que dichas iniciativas de reglamentación enfrentaron y su escasa o inexistente eficacia.
En este contexto, la originalidad de la propuesta es que parte de un enfoque multidisciplinario, planteando que la solución al problema de la sobreexplotación debe ser enfocado desde la conjunción de las miradas técnicas y sociales y políticas de manera simultánea, con el fin de aprehender de mejor manera las diversas aristas que lo hacen complejo. En este sentido, es necesario reconocer que la reglamentación, dado su carácter sociopolítico, es un proceso que requiere consensos a nivel de autoridades, entre usuarios y entre Estado y sociedad, de modo que se transite hacia modelos descentralizados de gestión de los recursos que abran espacios para el concurso directo de los usuarios. El logro de estos consensos, para que tengan legitimidad y puedan procesarse los conflictos existentes debe realizarse a través del reconocimiento e inclusión de todos los actores, independientemente de su condición social, económica o política, de sus racionalidades, ya que todas las opiniones son válidas. Así pues, se plantea un espacio de interacción social para procesar, desde una perspectiva incluyente, todas las alternativas emanadas de los diferentes actores hasta alcanzar un consenso, sólido, que sea avalado por el conjunto de actores. Por tanto, se requiere considerar, en el proceso de construcción de consensos, el impulso de prácticas democráticas que contribuyan y fortalezcan el acuerdo de reglamentación.
Si bien la política tiene un lugar preeminente, el concurso del conocimiento técnico es imprescindible para conocer la disponibilidad de agua subterránea, el tamaño del esfuerzo que debe hacerse para reducir las extracciones y equilibrar el acuífero, ensayar diferentes modelaciones sobre el impacto de las alternativas en la disponibilidad de agua, proponer sistemas de riego que ahorren agua considerando las racionalidades de los productores, estimar los montos de apoyo financiero requeridos, plantear elmanejo integral del recurso promoviendo iniciativas que contribuyan a la recarga de los acuíferos, entre otros aspectos.
Línea de investigación: Políticas Públicas

No hay comentarios:

Publicar un comentario